Publicado: 1 de Diciembre de 2018

El 63% de los consumidores españoles consideran que la bolsa de papel da a los comercios una imagen significativamente mejor.

Según una encuesta representativa del consumo nacional realizada del 5 al 16 de septiembre de 2016 por LinQ para la plataforma labolsadepapel, el 63% de los consumidores consideran que los comercios que dan bolsas de papel a sus clientes tienen una imagen significativamente mejor que los que ofrecen bolsas de plástico. Los comercios con bolsas de papel puntúan con un 7,8 puntos sobre 10.

Y en consecuencia, dos de cada tres consumidores recomendarían que los comercios entregaran bolsas de papel, mientras solo uno de cada diez recomendaría bolsas de plástico.

La bolsa de papel, preferida por sus características medioambientales

Las imbatibles características medioambientales de la bolsa de papel son la clave para posicionarse como favoritas. Para nueve de cada diez consumidores, las cuatro características que mejor definen la bolsa de papel son que cuida el medio ambiente y es biodegradable, ecológica y renovable.

Esto enlaza con la relevancia que los temas medioambientales han adquirido para los españoles: un 85% de los entrevistados se declara preocupado por el medio ambiente y un 71% afirma estar personalmente implicado en su cuidado. La preocupación de los españoles por el medio ambiente es transversal en cuanto a edades, clase social y tipo de hábitat. En todos los segmentos de población el porcentaje es muy semejante, está en la horquilla del 83 al 87%.

Un tema especialmente sensible para ellos, es el tiempo que los residuos permanecen en la naturaleza hasta su degradación. El 74% de los encuestados sabe que la bolsa de papel tarda en biodegradarse mucho menos que otras alternativas: de hecho la bolsa de papel se biodegrada en solo tres meses sin dañar el medio ambiente, al ser un producto natural.

La satisfacción global de los consumidores con las bolsas de papel alcanza una media de 5,8 puntos sobre 7. Destacando los siguientes factores de aprecio para esa valoración: la imagen que transmite la tienda donde se ha comprado, la ecología o la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente, la imagen que da de sí mismo el consumidor cuando la lleva y el diseño y la modernidad.